Latest Comments
No hay comentarios que mostrar.

Ahora, la motora, libre de peso, adquirió mucha más velocidad. Hizo un giro de ciento ochenta grados y puso rumbo, de nuevo, río adentro.

Por el mismo camino en que habían venido, se chocaron con sus perseguidores frente a frente.

Cuando parecía ya que el encontronazo era inevitable, las dos motos acuáticas de la OPI se abrieron dibujando una uve por cuyo vértice consiguió pasar la motora casi sin rozarla.

A esto le sucedió una ristra de peripecias y malabarismos que convirtieron el escenario del brazo de mar en un verdadero caos.

La motora atravesó una regata de veleros cadetes y, como si se tratara de una carrera de obstáculos, con un sinfín de complicados giros, logró esquivarlas, pero al hacerlo, formó tal oleaje que no dejó ni una en pie.

Poco después, Andrés se vio obligado a saltar por una rampa de esquí acuático, y al caer, salpicó a todos los tripulantes de una embarcación de recreo que estaban tranquilamente tomando el sol.

Los perseguidores, por su lado, no se quedaron atrás, aunque tuvieron mucha menos fortuna. Una de las motos acuáticas cabalgó sobre los cascos planos de las embarcaciones cadetes que Andrés había dejado boca abajo, provocando que moto acuática, conductor y acompañante se fueran a pique; el otro perseguidor, al saltar la rampa de esquí acuático, atravesó la vela de un windsurfista, perdió el control de la moto y acabó de la misma guisa que su compañero, bajo el agua, viendo impotente cómo el fondo del mar reclamaba para sí su moto como si siempre le hubiera pertenecido.

Al fin, Andrés y Andrea navegaban tranquilamente río arriba, libres de perseguidores.

Al cabo de un rato, ya más relajados, se dieron cuenta de que llevaban los pies mojados: una vía de agua se había abierto en la embarcación, seguramente del golpe que le propinó la moto de Andrés cuando cayó sobre ella. Tomaron rumbo hacia la orilla y se bajaron.

Desde la otra orilla y a distancia, con unos prismáticos de última generación, Aro no les perdía de vista.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *