Latest Comments
No hay comentarios que mostrar.

Andrea acudía a las clases por la mañana. En cambio, Andrés se ocupaba de su puesto de frutas en el mercado por las mañanas y acudía a las clases por la tarde. No obstante, a ambos les gustaba acompañarse y esperarse a la salida. Cuando a la mañana siguiente llegaron a las clases, vieron que dos coches de policía interrumpían la natural monotonía del instituto con su devenir de alumnos y profesores.

No responses yet

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *